domingo, 22 de mayo de 2022

Conspirar contra Job







El libro de Job atraviesa los siglos sin perder el lustre literario, la historia  que cuenta afecta a los lectores, sean o no religiosos, porque informa de la inseguridad de la vida humana, de su inestabilidad y fugacidad. Nada es para siempre, bienes y vida podemos perderlos en un instante. Es una obviedad, sí, pero pocas veces nos paramos a pensar en la cantidad de energía que empleamos, y desperdiciamos, en atrapar y conservar lo que no nos pertenece.

El argumento del Libro de Job es el siguiente: Dios pone a prueba a Job instigado por un Satanás desafiante, pues afirma que la virtud de Job se debe a su opulencia económica, la buena salud y la  familia gozosa y ejemplar de la que disfruta. Tan seguro está  Dios de la fidelidad de Job que permite a Satanás que le inflija todos los males que una persona puede soportar.  

La respuesta de Job a las innumerables desgracias es el  silencio, ni un reproche sale de su boca. Y ante tal mutismo, Satanás se rinde pues ha quedado demostrado su amor incondicional a Dios, de manera que Job recupera con creces todo lo perdido. 

El final feliz a la historia de Job tiene moraleja: la resignación merece el premio  extraordinario. Sin embargo, esta interpretación tradicional no me parece que responda a la intención de quien escribió el Libro de Job. El relato nos lleva, en mi opinión,  al estoicismo que es la aceptación que implica un sabio conocimiento de la naturaleza de  la vida. Cuando todo está fuera de nuestro control, y lo está siempre, de nada sirve lamentarse y obcecarse en el sufrimiento. Al contrario, la aceptación serena de las  adversidades, nos deja la mente preparada para la reflexión y la acción, en el caso de que podamos remediar algo.

El estoicismo es el apoyo imprescindible para navegar por la vida,  y si hoy invoco El libro de Job es porque he vuelto a leerlo gracias a una página encontrada en la calle. Al recogerla, llevada por mi curiosidad, no me he percatado al principio de que se trataba de una página de la Biblia, el papel era basto y la tipografía tamaño 12, nada del delicado papel con letras capitales de oro de la Biblia de mi madre. La he guardado en el bolso. De vuelta a casa, me he enfrascado en el resto del texto bíblico, y me ha maravillado el relato y su dinámica argumental en boca de los amigos de Job y del propio protagonista.  

A lo largo de la mañana he leído las noticias en internet y  creo que esta página arrancada es una sincronicidad (si hago caso de Jung). Una coincidencia que no sucede porque sí y tiene significado para mí, pues une dos elementos inconexos: la hoja perdida y mi atención sobre ella, ambos constituyen un "acto de creación en la línea temporal" si seguimos con la teoría junguiana.  Así que me doy por avisada.  Guerras, epidemias, el anuncio de próximas hambrunas aparecen en el escenario actual. Lo raro, me digo, es que la página haya caído en mis manos en vez de ir a parar ante los ojos de quienes galopan los cuatro jinetes. Por ahora no entiendo nada y espero otra señal para atar los cabos definitivos.    

                


martes, 15 de marzo de 2022

En el piano bar

 



En un barrio de mi ciudad existe un local  que solo abre un día por semana, los jueves. El lugar es una fantasía, un metaverso, dirían algunos modernos. La entrada está camuflada y el acceso ha de hacerse desde el interior de una escalera de vecinos. Hay un piano y, claro, una pianista. Los sillones  y los asientos de la barra del bar están tapizados de terciopelo azul, raído y descolorido en las zonas de mayor roce. Como digo, solo abre los jueves  de ocho a doce de la noche. No hay tele y está absolutamente prohibido encender los móviles. Si alguien, aunque no me consta que haya pasado, contraviniera esta norma, el propietario le echaría a la calle sin miramientos.   

En realidad hablo de un club privado que apenas llega a los veinticinco socios. El lugar es un  refugio para nostálgicos y amantes de las tertulias atemporales. Otra prohibición es no hablar de política  ni de sucesos de actualidad, así que quienes pasamos por allí los jueves salimos renovados, con la sensación de que el mundo real está entre la vajilla desportillada y la pianista ciega que toca solo lo que le apetece. Otra prohibición es solicitar melodías a la pianista; y una más es no sobrepasar dos unidades de alcohol. Esta última no me concierne porque yo no bebo apenas alcohol, y mucho menos fuera de las comidas.   

Todos los socios nos conocemos desde hace muchos años. El propietario sabe de nuestras preferencias y en cuanto ocupamos nuestros sillones preferidos, nos trae las bebidas habituales acompañadas de almendra saladas y aceitunas. Se sienta un rato con nosotros con intención de participar en la charla, pero enseguida nos deja para ocupar su taburete detrás de la barra. Le encanta entornar los ojos y cuando suena el piano, sigue el ritmo con la percusión de sus dedos.  La semana pasada, por ejemplo, la conversación trató de los futuros viajes en el tiempo, unos decían que no sería posible jamás y otros, defendíamos que quizás ya éramos viajeros sin saberlo. La pianista se arrancó a tocar: Petite fleur. La escuchamos cantar: Cette fleur, plus jolie qu'un bouquet.Elle garde en secret, tous mes rêves d'enfant, l'amour de mes parents…






lunes, 14 de febrero de 2022

La espía rusa

 



Hubo un tiempo en el que leía a Le Carré y añoraba (sin haber tenido la experiencia) la vida de espía solitaria, cínica y con un pasado amoroso desdichado. Esas lecturas tenían lugar en el bus y en el metro. Recuerdo que a los dieciocho años la vida interesante estaba en mi imaginación. Transitaban por mi mente los personajes de las novelas que leía: sufría, me enamoraba, lloraba y reía con ellos. Esta época dorada se acabó, de manera que perdí para siempre la inocencia lectora. 

Me fastidia, pero es un hecho que cuando pasan los años pocas  son las lecturas que nos asombran y conmueven. El déjà vu asoma como un  tic. Todo es previsible, nos percatamos de los trucos argumentales y eso conduce a no entrar  de verdad en el territorio sagrado de la historia que otra persona imaginó y escribió.  

Ahora que estamos ante el relato de una posible guerra en Ucrania y que los rusos son los malos, un esquema  tan maniqueo como falso, de buena gana sería espía rusa. Ni por un momento me gustan las guerras y si esta  estallara,  sería una atrocidad, una desgracia para miles y millones de personas que habitan la zona conflictiva.  

Pienso en los rusos y me viene a la cabeza el sin fin de penalidades históricas que han padecido, pero también la fortaleza de un  pueblo que ha aportado a la cultura universal  obras que definen un espíritu  sensible, comprensivo y compasivo  con la naturaleza humana. Tolstoi, Chejov, Dostoievski, Bulgákov, Pasternak, Svetaieva, Ajmátova  y tantos otros, pintores, músicos, científicos. Me resisto a aceptar que son nuestros enemigos.  


Pertenecemos a la misma cultura humana y ni por un momento los siento ajenos. Si hablara ruso, algo más que unas pocas palabras, ofrecería mis servicios para evitar que Europa se divida -aun más-y que los intereses económicos y geoestratégicos se impongan a la razón pacífica, la que une a los seres humanos en el objetivo de cooperar para el bienestar de todos. Soy pesimista, parece que el mundo está condenado a repetir en bucle la mística bélica, un mal asunto que solo provoca sufrimiento y un regreso a los infiernos. Y comparto la frase de Alice, la que da inicio a la novela de Le Carré (1965), El espejo de los espías: No me importaría ser un peón, si por lo menos pudiera unirme al juego